Redes criminales internacionales y Costa Rica, el momento para actuar es ahora

Embajadora Anne Andrew

Hace unas semanas, navíos estadounidenses que participan en el patrullaje marítimo conjunto realizaron tres interdicciones en el mar que sirven como un llamado de atención a la amenaza que representan para Costa Rica las redes criminales transnacionales. Este tipo de incidentes muestran cómo estas redes internacionales han extendido ya sus tentáculos en Costa Rica.

Pacas de cocaína empacadas en hielo, incautadas en 2011 a bordo de la embarcación de bandera costarricense llamada "María Canela"

La presencia de mexicanos, colombianos y jamaiquinos, trabajando mano a mano con costarricenses para el contrabando de drogas en el país, deja claro que la lucha contra los narcotraficantes es un interés vital de seguridad nacional para Costa Rica, tal y como lo han señalado acertadamente La Nacion y muchos otros.

A pesar de todo, Costa Rica no es México y no debe compartir el destino de México ni el sufrimiento de su gente a manos de violentas redes criminales. Al tomar medidas inteligentes y sensatas ahora, Costa Rica puede asegurar que su territorio no será refugio para estas mafias.

Los recientes acontecimientos subrayan lo vital que resulta que la Asamblea Legislativa considere con seriedad el llamado de la Presidenta Chinchilla de tener nuevas leyes y cambios constitucionales. La extradición, el uso estratégico de las intervenciones telefónicas por parte del Poder Judicial y penas más duras para quienes cometen crímenes para apoyar o facilitar las redes criminales, pueden crear una combinación fundamental y ayudar a defender las instituciones democráticas de Costa Rica de la corrupción y del poder del crimen organizado.

Por su capacidad de navegar semi-sumergido, es difícil detectar este tipo de embarcación visualmente, la detección por radar, sonar o luz infrarroja es complicada por su construcción en fibra de vidrio. Para capturar a esta embarcación a finales de 2012 fue necesaria la participación de autoridades costarricenses del Servicio Nacional de Guardacostas , autoridades de seguridad panameñas y un avión de vigilancia marítima P-3 de Estados Unidos.

Estados Unidos continuará siendo un aliado en esta lucha, siguiendo con inversiones sustanciales para reducir la demanda de drogas en Estados Unidos y con inversiones en países socios como Costa Rica. Al trabajar juntos para fortalecer las instituciones y asegurar que la policía y los fiscales poseen las herramientas que requieren, podemos desmantelar estas redes de crimen organizado.

Dados los acontecimientos ocurridos en semanas recientes, si había alguna duda antes, no hay duda ahora de la naturaleza de la amenaza.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>